Los robos en viviendas suben, como crecen también las detenciones por este tipo de delitos. A la par, aumenta la preocupación por el escaso reproche penal a una actividad ilícita que ha cerrado el primer semestre del año con 57.458 entradas de los cacos en casas para apoderarse de dinero y objetos de valor.

LEER MAS: Diario Informacion