Largas escaleras mecánicas de una estación de metro del centro de Madrid. Un turista intenta hacerse un hueco. Lleva la maleta, una mochila y un plano. Le faltan manos. Detrás de él, suben dos hombres, de aspecto normal que no levantan sospechas. En cuestión de segundos, le abren la mochila al visitante y le roban el dinero en efectivo y el teléfono móvil. La víctima, ajena a lo que le acaba de suceder, no se dará cuenta hasta que llegue al hotel.

LEER MAS: El Pais